La presión de tus neumáticos y tu seguridad. ¿Cómo saber cuál es la correcta?

La presión de tus neumáticos y tu seguridad. ¿Cómo saber cuál es la correcta?

La importancia de los neumáticos en nuestra seguridad ha sido ya sobradamente comentada en este blog.

Es imprescindible contar con unos neumáticos en buenas condiciones y estar siempre atentos a cualquier deterioro, golpe, cristalización, y sobre todo desgaste.

Hoy vamos a abordar la cuestión de la presión. Una correcta presión de tus neumáticos conlleva una correcta adherencia al asfalto de la rueda, ahorro de combustible y puede evitar un posible reventón a causa de temperaturas elevadas.

Cuál es la presión adecuada para tus neumáticos

Pero vayamos por partes. En primer lugar debes conocer cuál es la presión adecuada para tus neumáticos. Para ello, tienes tres formas de averiguarlo:

  • En algunos vehículos hay una etiqueta en la tapa del depósito de combustible donde vienen reflejadas las presiones recomendadas.
  • También puedes consultarlas si miras en el marco de la puerta del conductor, o incluso en la separación por dentro entre una puerta y otra (delantera y trasera).
  • Por último, puedes consultar el manual del coche.

Una vez conoces qué presión deben tener tus ruedas, hay que hacer algunas consideraciones según las circunstancias en las que nos encontremos.

Presión de los neumáticos según ciertas circunstancias

Si mides la presión con los neumáticos en frío, no hay nada que añadir o quitar a los valores recomendados. Sin embargo, estos valores pueden ser corregidos ante situaciones concretas:

1. Presión al alza:

  • Neumáticos calientes: Deberías añadir 0,3 bares a lo indicado.
  • Remolque: + 0,4 bares solo en las ruedas traseras.
  • Si no vas a usar el vehículo por un tiempo prolongado, es recomendable una presión de en torno a 3,2 bares.
  • También debes aumentar la presión cuando el coche vaya cargado.

2. Presión a la baja:

  • En vehículos todoterreno que vayan a circular por zonas difíciles, es conveniente bajar la presión para aumentar el agarre, eso sí, circulando despacio para evitar un reventón. Por supuesto, una vez se logre salir a zonas más transitables, es necesario volver a subir la presión.
  • En condiciones de nieve, y para cualquier tipo de coche, se debe desinflar un poco los neumáticos para salir de una situación concreta. Como en el caso anterior, se debe volver a la presión correcta una vez se logre llegar a una zona adecuada para circular.

¿Qué peligros conlleva una presión de las ruedas más baja de lo recomendable?

  • Peligro de Aquaplanning. La función de evacuación de agua del dibujo se ve alterada.
  • Mayor distancia de frenada.
  • Mayor desgaste del neumático (por los lados).
  • Riesgo de reventón. La baja presión favorece un exceso de temperatura del neumático.
  • Menos estabilidad en las curvas.

¿Qué ocurre si la presión del neumático es demasiado alta?

  • Menor adherencia al asfalto, ya que hay menos superficie de contacto.
  • Mayor desgaste del neumático (en la zona central).

Se puede dar un último caso, excepcional y nada recomendable, que es sufrir un pinchazo y acudir con el neumático totalmente desinflado hasta el taller para su reparación. Conseguirás que una simple reparación de un pinchazo derive en la compra de nuevos neumáticos.

En Sevineumaticos Vulco somos especialistas en neumáticos y contamos con los mejores profesionales para un asesoramiento en cuanto al estado de tus neumáticos y su mantenimiento.

Te esperamos en cualquiera de nuestras instalaciones de la Red de Talleres Sevineumaticos.

© Copyright 2018 Diseñado por Starenlared