Pequeñas manías que salen caras

Pequeñas manías que salen caras

A veces creemos que simplemente con llevar a cabo las revisiones periódicas, nuestro coche tendrá una larga vida y no nos creará problemas en forma de costosas reparaciones. Nada más lejos de la realidad. Nuestra forma de conducir, nuestras manías o incluso ciertos hábitos que vamos adoptando a medida que nos hacemos veteranos en la conducción, también influyen.

A continuación estoy seguro de que muchas de las malas prácticas que vamos a enumerar nos suenan y las cometemos casi sin darnos cuenta en muchos casos. En la medida en que logremos corregirlas, ahorraremos en averías fácilmente evitables y además aumentaremos nuestra seguridad al volante.

En primer lugar, un par de aspectos que suelen ir de la mano en muchos de nosotros. No repostar hasta que estamos en reserva. Si al final tendrás que echar gasolina, evita apurar tanto. El mismo caso es que te toque la revisión y lo dejes para más adelante.

Puedes causar averías en elementos asociados al combustible en el primer caso, y otras averías más serias en el segundo.

Abusar del pedal del freno. Debemos acostumbrarnos a frenar reduciendo las marchas. Si practicamos una conducción suave, cuidaremos tanto las pastillas como la caja de cambios. Además ganaremos en seguridad.

Mover el volante cuando estamos parados. Este hábito afecta a la duración de nuestras ruedas y puede causar averías relacionadas con la dirección.

Usa el embrague lo justo y necesario para cambiar de marchas. El resto del tiempo, mantén alejado tu pié de él. Si estás parado, no necesitas tener metida ninguna marcha.

Si tienes reposabrazos, ¿por qué te apoyas en la palanca de cambios? Ésta es una de las manía que más conductores tienen y que también ocasiona averías.

Y para terminar, debes saber que los aparcamientos tienen dimensiones suficientes para que puedas aparcar sin que las ruedas de tu coche queden adosadas literalmente o incluso subidas a los bordillos. Los neumáticos sufren y con ellos los amortiguadores, o elementos de la dirección.

No es fácil corregirlas todas de golpe, pero si poco a poco vamos eliminando alguna, nuestro bolsillo y nuestro coche nos lo agradecerán.

 

 

© Copyright 2018 Diseñado por Starenlared