¿Cuándo sustituir la luz del coche?

¿Cuándo sustituir la luz del coche?

No desvelamos ningún secreto si decimos que la inmensa mayoría de los conductores cambiamos las lámparas de nuestro coche solamente cuando se funden. Es más, también es verdad que llevamos un juego de bombillas de repuesto para que no nos multen, y seguramente no sean las propias de nuestro vehículo. Hay que reconocer también que en algunos modelos, sustituir una simple bombilla implica prácticamente desmontar medio coche.

Pues bien, nunca es tarde para rectificar y os vamos a intentar convencer de lo importante que es incluir en nuestras tareas de mantenimiento la revisión de nuestras luces.

Para empezar, debemos saber que sería adecuado que las lámparas se cambiaran independientemente de que estén en buen estado, cada 2 años o 40.000 kilómetros, y que además, sustituyas siempre a la vez las dos bombillas de cada función, para que no se aprecie diferencia de iluminación entre la que hemos cambiado y la antigua del lado opuesto.

Una vez que sabemos cuando debemos cambiar los focos… ¿Ya está? Lógicamente como cualquier instrumento de nuestro coche, las luces también deben tener un mínimo mantenimiento. Así que regularmente tendremos que llevar a cabo estas sencillas tareas:

  • Coger un poco de agua y jabón y limpiar la carcasa del faro. Suele ensuciarse mucho y reducir su luminosidad.
  • Asegurarnos de que las bombillas continúan perfectamente aisladas del exterior, impidiendo que se mojen o ensucien.

Como véis, no es nada difícil seguir estas tres o cuatro indicaciones. Simplemente dedicando de vez en cuando unos minutos a tus faros, te ahorrarás disgustos en forma de multa, o lo más importante,  evitarás accidente por falta de visibilidad en el momento menos oportuno o porque los demás conductores no te vean.

Si necesitas que te ayudemos a cambiar tus luces o al mantenimiento de tus faros, puedes acercarte a cualquiera de nuestros talleres de coches en Sevilla.

© Copyright 2018 Diseñado por Starenlared