No te la juegues con tus neumáticos

No te la juegues con tus neumáticos

Seguramente para la inmensa mayoría de los propietarios de vehículos el momento del cambio de neumáticos sea sinónimo de disgusto. Solo pensar en el gasto que conlleva, nos hace pensar en si, a lo mejor, podríamos aguantar un poquito más, quizás hasta que lleguen las vacaciones que es cuando vamos a hacer nuestros desplazamientos más largos.

Si echamos un vistazo a los últimos estudios realizados en cuanto al estado de los neumáticos de nuestro parque automovilístico, a las sanciones a las que nos enfrentamos, y al indudable riesgo que corremos por su desgaste, nos daríamos cuenta de que ese temido momento es en realidad la mejor inversión que podemos hacer en nuestro coche.

Para empezar, hay que tener claro que la profundidad recomendada en el dibujo de la rueda es de al menos 3 mm. Sorprende saber que el 60% de nuestros vehículos no cumple. Y ojo, más de un 20% circula con una profundidad inferior a 1,6 mm, hecho que puede acarrear una multa de 200 euros por neumático y la inmovilización del coche. Si lo que nos preocupa es el coste de sustitución del neumático, aquí tenemos un motivo para pensar.

Pero cuidado, el tema económico es el menos importante si sabemos que más de la mitad de los vehículos que sufrieron un accidente con víctimas y que presentaban defectos, éstos se centraban en el estado de sus neumáticos. Por poner un ejemplo, la distancia de frenado entre un neumático nuevo y otro con una profundidad de 1,6 mm a 80 km/h es 10 metros menor.

Por tanto, seamos conscientes de que nuestras ruedas son el punto de contacto que tiene nuestro coche con la carretera (son sus zapatos), y su estado es decisivo a la hora de cualquier maniobra al volante. No esperemos a que la profundidad llegue a 1,6 mm. Es recomendable que una vez que baje de 3 mm, acudamos a nuestro taller de confianza a “recargar” nuestros niveles de seguridad poniendo zapatos nuevos a nuestro coche.

© Copyright 2018 Diseñado por Starenlared