Testigo de avería del motor

Testigo de avería del motor

Seguro que si alguna vez se te ha encendido el testigo de fallo motor, te has muerto de miedo. Esta luz se activa, si el vehículo tiene algún tipo de problema.

En el panel de mandos hay muchos avisos que te advierten de cualquier situación o fallo que pudiera haber. En el caso de que se te active el testigo de fallo de motor mientras estás conduciendo, te recomendamos que te pares en un sitio seguro y mires en las instrucciones porqué se ha podido encender.

Si se enciende un testigo, no tiene porque conllevar una avería grave del motor. Por ello es fundamental que sepas los avisos que usa el fabricante para describir el nivel de daño que pudiera estar padeciendo el motor y si puedes continuar conduciendo o avisar a tu seguro para que te mande una grúa.

En ciertos vehículos, el testigo de fallo de motor se establece con 2 tonos. En el caso de que sea ámbar, hay un fallo en el motor, pero puedes llevar el vehículo a tu taller de confianza. Si es rojo, tienes que pararte en una zona segura y que te manden una grúa.

En otros coches, el testigo solo tiene un tono, por lo que no se sabe el grado de la avería. En estos casos, te dirán que le ocurre en el taller.

Más indicios

El testigo de fallo motor se puede activar por diferentes razones, puede ser debido a cualquier problema con algún elemento del motor.

Asimismo, además del testigo, notarás otros indicios que te advertirán de algún modo que el motor de tu coche tienen un fallo y que no puedes conducirlo. Por ejemplo, un indicio es que el coche pierde potencia o que el humo que sale del tubo de escape es más negro y sale en más cantidad.

Otra forma de darte cuenta que algo no va bien, y que no supone que tenga que encenderse ninguna luz, es que el vehículo gasta más gasolina de la habitual.

La mejor opción ante este tipo de situaciones, es que lleves tu coche a tu taller de confianza. Sus profesionales sabrán a qué se debe y te darán las mejores soluciones.

© Copyright 2018 Diseñado por Starenlared