Daños que puedes ocasionarle a tu vehículo

Daños que puedes ocasionarle a tu vehículo

Si no tratas bien tu coche, da igual de la marca que sea que se puede estropear. Vamos a ver una serie de manías y constumbres que tenemos y que debemos evitar para no ocasionar que nuestro vehículo empiece a fallar antes de tiempo.

Presión de los neumáticos

Si no compruebas la presión de los neumáticos, éstos se pueden gastar de manera desigual. Y además, se te puede reventar una rueda y provocar un accidente.

Para que esto no ocurra, mira la presión de los neumáticos, por lo menos, 1 vez mensualmente. Comprueba que tengan la presión que señala el fabricante.

Temperatura del motor

Si el coche lleva mucho tiempo sin encenderse (está frío), la mayoría del aceite se encuentra en el depósito de lubricante del motor del automóvil. Por ello, al arrancar, el coche precisa un tiempo para que el aceite se mueva, llegue a todos los puntos, se caliente más y lubrique mejor. Por eso, no es bueno acelerar cuando el coche aún está frío.

Para ello, una vez que enciendas el motor, espera unos segundos antes de arrancar.

Pisar el embrague

Las personas que mantienen pisado el embrague constantemente, por ejemplo esperando un semáforo, pueden provocar un fallo del sistema de embrague.

Acostúmbrate a dejar el vehículo sin ninguna marcha metida y sin pisar el embrague, mientras esperas a que el semáforo se ponga en verde.

Frenar mucho en un descenso

Si te dedicas constantemente a frenar, podemos provocar: que los discos y las pastillas se gasten antes, que se deforme el disco y que se estropee el líquido de frenos.

Para evitarlo, usa marchas más cortas para bajar la pendiente. De esta manera, le harás menos daño a los frenos y controlarás más el coche.

Parar el coche de repente

Pasa sobre todo con los coches turbo. Después de haber llevado un largo trayecto con mucha velocidad no es bueno que apagues el coche de repente, sino que esperes un poco. Si no lo hacemos, el aceite se carbonizará y provocará fallos en el turbo.

Uso del a/a

Poner el aire acondicionado de vez en cuando es bueno para que se active el sistema y se lubrique. Para ello, ponlo durante diez minutos cada 2 meses. No pasa nada si es frío o calor.

Montar el vehículo a una acera alta

El subir los coches a un bordillo puede dañar a los neumáticos, la suspensión del vehículo, a los bajos del coche… En definitiva, intenta no hacerlo y sino súbelo por la zona más baja.

Frenar al atravesar un bache

Puede producir un deterioro como el que provoca subirnos a un bordillo, pero más gordo. Por ello, aminora la marcha si ves que vas a pasar por algún bache o desnivel.

Si ves que hay que añadir algo más a este listado, añádelo en los comentarios. Te lo agradeceremos.

© Copyright 2018 Diseñado por Starenlared