No te olvides de la rueda de repuesto

No te olvides de la rueda de repuesto

Se estima que 1 de cada 3 personas que conducen no sabría decir en qué condiciones están los neumáticos de su vehículo, a pesar de ser un componente elemental para su seguridad. Debes saber que se recomienda verificar su presión y desgaste periódicamente, como mínimo, una vez cada 30 días o antes incluso, si vas a realizar un trayecto largo. Pero ¡ojo! No debes olvidarte de la rueda de repuesto. Si te falla una rueda durante el trayecto, vas a necesitar que la de respuesto esté en perfectas condiciones.

En primer lugar, es aconsejable saber dónde se encuentra. En la mayoría de los coches está “escondida” debajo del maletero. Si no es así, puedes comprobarlo en el manual del vehículo.

La Ley no te obliga a llevar rueda de repuesto. Pero si tu coche no la trae de serie, debes circular con un “equipo de reparación de pinchazos“, que ya viene incorporado en la mayoría de los últimos modelos de coches.

Si tu vehículo aún tiene rueda de repuesto, tienes que saber que, ya sea una de emergencia de dimensiones reducidas o una más económica, debes comprobar su mantenimiento, al igual que lo haces con el resto de ruedas. Un aspecto importante es el nivel de presión. Seguro que piensas que, como es probable que no la vayas a usar, no hace falta comprobarlo. La realidad es que con el paso del tiempo esta presión disminuye y puede que cuando realmente te haga falta, la encuentres algo desinflada o incluso inutilizable.

No olvides que, al igual que el resto, esta “quinta rueda” también tiene una vida útil estimada. En principio, las ruedas normales tienen 5 años de vida desde que se montan en el vehículo. La de repuesto, al ir oculta, se libra del desgaste que le supondría aguantar la climatología y la luz del sol. Debes considerar reponerla a los 10 u 8 años. Olvídate de usar una de segunda mano para “ahorrar”, ya que contará con un desgaste considerable y es peligroso que la utilices, si llega el caso.

Comprueba el estado del dibujo

En un estudio realizado en Alemania por una famosa marca de neumáticos sobre conductores, solamente el 33% de los encuestados conocía el estado del dibujo de sus neumáticos. Debes saber que si el dibujo tiene un calado medio inferior a 4 milímetros, la posibilidad de tener un accidente es considerable, ya que el neumático es incapaz de eliminar el agua que se encuentra en la carretera. Lo recomendable es que este valor se sitúe entre 8 y 4 milímetros.

La Ley exige que este calado sea como mínimo de 1’6 milímetros. No obstante, te recomendamos que cambies los neumáticos antes de los 2 milímetros. Para comprobarlo puedes usar una moneda de 1 €. Introdúcela en el dibujo y si dejas de ver el contorno dorado de la moneda, es que el calado es óptimo. También puedes hacer uso de los indicadores de la propia marca.

Aquaplaning y largas frenadas

En el caso en el que circules a una velocidad de 80 km/h por un asfalto mojado y tengas que realizar un frenazo debido a una emergencia, si el dibujo de los neumáticos tiene 3 milímetros de calado, para pararte, vas a necesitar casi 10 metros más que si son nuevos. Concretamente, la diferencia equivale a la medida de un par de coches. Por el contrario, si el neumático no cumple la Ley y tiene menos de 1’6 milímetros, va a necesitar unos 19 metros más hasta que se pare por completo.

El Aquaplaning se define como la ausencia completa o parcial de contacto entre el asfalto y el vehículo, como consecuencia, el neumático no es capaz de retirar el agua que va encontrando a su paso y el vehículo se descontrola. Para evitar esta situación, tus neumáticos tienen que tener un dibujo de un calado adecuado. Un neumático cuyo dibujo esté muy deteriorado, será más propenso a sufrir aquaplaning. ¡Mucho cuidado con estas situaciones!

En SeviNeumáticos nos preocupamos por tu seguridad y la de los tuyos en la carretera. Te ofrecemos el mejor servicio y la mejor calidad de nuestros neumáticos, incluido su mantenimiento y recambios.

© Copyright 2018 Diseñado por Starenlared