¿Caducan tus neumáticos?

¿Caducan tus neumáticos?

Los neumáticos son una de los elementos más importantes que forman parte de un vehículo. Su estado de conservación influye de manera muy directa en tu seguridad y tu economía, de forma que un mantenimiento deficiente puede aumentar de forma importante el consumo de combustible y acelerar el desgaste reduciendo así su vida útil.

En cualquier caso, el paso del tiempo y el uso hacen que el rendimiento de un neumático se reduzca, haciendo imprescindible su sustitución para que nuestra seguridad no se resienta.

En ocasiones, si no usamos demasiado el coche, podemos pensar que a pesar de que pase el tiempo, si no hemos hecho muchos kilómetros, no debemos preocuparnos por nuestros neumáticos. Distintos expertos nos alertan de que no solo el uso deteriora nuestras ruedas. El paso del tiempo por sí mismo también puede hacer necesaria su sustitución.

Hay una creencia de que los neumáticos tienen fecha de caducidad. Pues bien, no existe ningún tipo de normativa en la que se regule la vida útil de los neumáticos, ni siquiera que establezca la sustitución de los mismos cuando tengan una antigüedad determinada. Los neumáticos no caducan, pero sí envejecen.

Como hemos comentado al principio de nuestro artículo, la importancia de este elemento para nuestra seguridad y en menor medida para el consumo de nuestro vehículo, hace que debamos estar muy pendientes de su estado.

Os proponemos algunos consejos para alargar la vida útil de nuestros neumáticos:

  • Cambia los neumáticos antes de que la profundidad del dibujo llegue al límite legal de 1,6 mm.
  • Comprueba la presión al menos una vez al mes: una baja presión daña el neumático. Un exceso de presión superior al 20% reduce su vida útil. Una presión correcta alarga su vida y nos hace ahorrar combustible.
  • Equilibrado. Evita vibraciones y un desgaste prematuro. Siempre que un neumático se desmonte debe ser equilibrado.
  • Alineación de las ruedas. Ésta se puede ver alterada ante un impacto con un bordillo o un bache.
  • Neumáticos traseros. Siempre deben ir en el eje trasero los neumáticos más nuevos o menso desgastados, ya que tendremos mayor control sobre la conducción en situaciones difíciles (mojado, curvas cerradas, frenadas de emergencia…).
  • Las válvulas. Es muy importante mantener estancas las ruedas y su correcta presión. Para ello es conveniente cambiar las válvulas al comprar neumáticos nuevos.

A la hora de reparar un neumático, acude a un especialista, ya que es imprescindible desmontarlo para detectar daños internos. Por último, comentar que a partir del quinto año desde que hemos montado un neumático, debería ser revisado por un especialista, por lo menos una vez al año. Y en cualquier caso, como medida de precaución, una vez cumplidos los 10 años desde la fecha de fabricación, debería ser sustituido.

© Copyright 2018 Diseñado por Starenlared