¿Qué hacer para que el sistema de aire acondicionado dure más?

¿Qué hacer para que el sistema de aire acondicionado dure más?

En plena época estival seguramente muchos de vosotros ya hayáis ido de viaje para desconectar y pasarlo bien.

Durante el verano es casi impensable ir en vuestro coche sin aire acondicionado, por lo que creemos que habrás comprobado antes que va bien. Viajar sin aire acondicionado incrementa el cansancio y nuestras reacciones se vuelven más lentas, de esta manera el aire acondicionado se convierte en un sistema de seguridad.

Ante lo que te estamos contando, ¿sabes qué hacer para que funcione bien y el mayor tiempo posible? Vamos a darte una serie de consejos para prolongar su vida.

Muchos de vosotros creéis que el aire acondicionado no necesita mantenimiento, pero estáis equivocados. Asimismo, seguro que solo os acordáis de él durante la época estival, pero esto no está bien, ya que la duración del circuito de refrigeración será menor y los desperfectos que pueda tener no son precisamente económicos.

Para empezar, debemos cambiar el filtro del aire del vehículo, también llamado filtro de polen, una vez al año más o menos. Según lo que utilicemos el coche y las zonas por las que andemos, se disminuirá este período de tiempo. De esta manera, si nos movemos por sitios con mucho polvo, se aconseja sustituirlo con unos meses de antelación. Asimismo, si cogemos mucho el coche, también le daremos mucho uso al aire, por lo que habrá más suciedad. No es un filtro muy costoso, por lo que te aconsejamos que lo cambies.

Cuando no cambiamos el filtro, suelen producirse malos olores. Además de funcionar con menos intensidad.

A ello hay que añadir el caso de que el aire que echa el sistema de ventilación (lo cual también hay que limpiarlo), no salga lo suficientemente frío. Esto se debe a que hay poco líquido refrigerante.

Si crees que te está ocurriendo esto, puedes comprobarlo tú mismo de la siguiente manera: en casi todos los coches, la consola central tiene dos aireadores. Ciérralas todas menos una de las dos centrales (en el caso en que tu turismo solo tenga una en la zona central, déjala abierta). Pon el aire acondicionado a la mínima temperatura, colocando la velocidad del ventilador en su penúltima posición (la segunda de mayor a menor). Además coloca el aire de manera que solo te de a ti (símbolo de la persona y una flecha apuntando hacia su cara). Mantenlo durante unos minutos para que el circuito se enfríe.

A continuación, coloca un termómetro en la rejilla que hemos dejado abierta. Si el aire acondicionado trabaja bien, el termómetro pondrá entre 4 y 7 grados. Si no fuera así, lo más seguro es que el aire esté bajo de carga. Para ello, ve a tu taller de coches. Si hace poco que lo cargaste, probablemente tendrá un escape.

El circuito interno se puede estropear, si lo tenemos durante mucho tiempo sin funcionar. Por lo que pueden aparecer diversos problemas.

Por ello, os aconsejamos que durante los meses de invierno, lo dejes puesto de vez en cuando durante unos minutos. Por ejemplo, para desempañar los cristales.

A todo ello hay que añadir que no se recomienda ponerlo a su máxima potencia siempre. Esto lo forzará demasiado. Existen otras maneras de refrigerar el vehículo.

Una de ellas es abrir y cerrar una sola ventanilla y de manera rápida la de la puerta contraria. Para que nos entendáis mejor, si bajamos la del copiloto, abrid y cerrad rápidamente la del conductor. Así, ventilaremos el coche y bajaremos su temperatura.

Las piezas que componen el sistema de refrigerado son costosas, por lo que te aconsejamos que cuides de ellas. Si tienes cualquier duda, te atenderemos encantados en nuestros talleres de coches.

© Copyright 2018 Diseñado por Starenlared