La mejor forma de que no te multen es cumplir el reglamento: Conoce las multas más curiosas

La mejor forma de que no te multen es cumplir el reglamento: Conoce las multas más curiosas

Existen una serie de casos en los que podemos ser sancionados mientras conducimos, pero que pueden acabar con una multa de una cantidad curiosa. Situaciones que se viven dentro del coche y que pueden acarrear una sanción.

Sacar la mano o el codo por la ventanilla se considera un acto peligroso, sobre todo para el conductor ya que implica que el conductor sólo está agarrando el volante con una mano. Sanción: 80 euros.

Con música alta, el conductor y sus acompañantes solo podrán ver lo que pasa a su alrededor, se deja de percibir una parte de lo que les rodea. El claxon de otro coche o cualquier fallo de nuestro coche podría no escucharse. Sin embargo, no es conveniente apagar del todo la radio, ya se considera un elemento de seguridad, que ayuda a mantener la atención del conductor. Sanción: 80 euros. Si no es el caso, pero llevas unos auriculares puestos para escuchar música, la multa asciende a 200 euros.

El claxon se debe utilizar en situaciones especiales, no está diseñado para que lo usemos para saludar a un amigo por la calle, e incluso tampoco para avisar de algo a otro conductor en carretera. Sanción: 80 euros. ¿Has cambiado de residencia y no lo has comunicado en la delegación de Tráfico de tu provincia? No hacerlo implica una sanción de 80 euros.

Si comes, bebes o te maquillas en el coche, se considera que el conductor no pone toda la atención en la conducción y la Guardia Civil de Tráfico puede imponerte una sanción de 200 euros, también si en verano conduces descalzo, con chanclas y sin camiseta ya que se considera que si se produce una situación de emergencia será mucho más complicado realizar algunas labores de emergencia sin un calzado adecuado.

Si has decidido vender tu coche, mejor que no coloques un cartel, aunque los carteles no implican una falta de seguridad, son ilegales y te costarán otros 200 euros de sanción. Es algo que puede ser común, en calles estrechas subirse con el coche “un momento” a la acera puede suponer una sanción de 200 euros.

Cuidado con los recuerdos que pones colgando del espejo retrovisor, una simple navaja que te trajiste de un viaje de vacaciones puede ser considerada arma peligrosa y por ello te pueden sancionar con una multa de 300 euros.

Entre otras sanciones de tráfico peculiares, un gallego fue multado el pasado Viernes Santo por girar más de 45 grados su cabeza, una infracción que él no recuerda y de la que no hay prueba gráfica, pero que le ha costado una multa de 100 euros, 50 con la bonificación. No fue el único, una decena de conductores de Poio (Pontevedra) fueron sancionados el pasado 18 de abril por girar la cabeza hacia donde estaba instalado un radar móvil de la Policía Local.

También una trabajadora de un hotel de Santiago se llevó una sanción de 80 euros porque se le cayó la “L” del cristal, uno de los casos más polémicos en España fue el de Tomás Valdivieso, un abogado canario que en 2003 fue multado por la Guardia Civil por rascarse la oreja, el hombre circulaba por la A-6 de Madrid cuando dos agentes le dieron el alto y lo acusaron de ir hablando por el móvil, algo que él negó, pudiendo demostrar que la última llamada era del día anterior, el resultado fue una sanción por sujetarse “la oreja con su mano derecha de forma permanente sujetando el volante con una mano” aunque se le retiró la multa un año después.

© Copyright 2018 Diseñado por Starenlared