Es demasiado pronto para predecir cuando podría llegar esta tecnología al mercado, sin embargo la compañía la subvenciones proporcionadas por EEUU, valorada en 1,17 millones de euros, y el gobierno luxemburgués podrían acelerar el desarrollo. Jean-Claude Kihn, vicepresidente y director técnico de Goodyear explica, “los consumidores a menudo pasan por alto la importancia de mantener la presión adecuada en los neumáticos, creemos que esta tecnología va a mejorar la conducción y el rendimiento de los neumáticos, y va tener un impacto positivo en el medio ambiente a través de un menor consumo del combustible, la reducción de emisiones y la prolongación de la vida útil del neumático, es alentador”.