La importancia de un buen mantenimiento (II): Filtros de aire, combustible y habitáculo

La importancia de un buen mantenimiento (II): Filtros de aire, combustible y habitáculo

Mantener a punto tu vehículo garantiza tu seguridad, la de los tuyos y la del resto de conductores que a diario te acompañan en carretera, consigues además que tu coche y gestione de una manera óptima el combustible y alargas la vida de este.

En los próximos días vamos a analizar el programa de mantenimientopor qué es importante hacerlo y con qué frecuencia que debes hacerlo. Todos los coches no son iguales, cada uno tiene sus propias peculiaridades, ten en cuenta que esta información es genérica para saber los datos de tu vehículo consulta el plan de mantenimiento de tu coche, recogido en su programa de mantenimiento.

FILTRO DE AIRE

El filtro de aire es uno de los elementos esenciales de tu vehículo, ya que sin él, el funcionamiento del motor no sería el correcto. Su bajo precio ayuda a que su mantenimiento y puesta a punto estén al alcance de todos los bolsillo. Un filtro en buenas condiciones garantiza que el aire que llega al motor no contiene impurezas, evitando la contaminación de la cámara de combustión y el degradado de las paredes de los cilindros.

Filtro de Aire

Filtro de Aire

El mantenimiento del filtro de aire es una sencillo, ya que consiste simplemente en reemplazarlo. Por ello, no se recomienda alargarlo demasiado en el tiempo, si circula con un filtro de aire sucio provocará un aumento de consumo de combustible y una reducción de la potencia del motor ya que la mezcla no se estaría quemando de manera adecuada, además aumentaría la salida de gases contaminantes.

Es conveniente cambiarlo una vez al año, si conduce por terrenos con mucho polvo o suciedad frecuentemente cámbielo antes.

FILTRO DEL COMBUSTIBLE

El filtro de combustible es el encargado de retener cualquier tipo de impurezas de un tamaño muy pequeño, para poder verlos es necesario usar el microscopio, que vienen en el combustible para impedir que pasen al circuito de inyección y a los elementos importantes de gestión de combustible. En caso de una obstrucción o mal filtrado podría ocasionar pérdida de presión de inyección, obstrucción de los inyectores y averiar las bombas de alta presión. Si está en mal estado afectaría el funcionamiento del vehículo ya que hacer variar la presión del suministro y provocaría la falta de potencia en altas revoluciones, no así en ralentí que sólo se notaríamos si estuviera muy obstruido.

Filtro de combustible

Filtro de combustible

Es recomendable sustituirlo a los 2 años o 40.000 kilómetros en los vehículos de gasóleo y a los 3 años o 60.000 kilómetros en vehículos de gasolina, para evitar futuras averías en inyectores, bombas de alta presión y circuitos de control de la presión, que además suelen ser bastante caras.

FILTRO DEL HABITÁCULO

Este filtro protege al conductor y al resto de ocupantes del vehículo del polvo ambiente, de los gases de escape, de las partículas diversas, etc. por otro lado mantiene limpios los conductos del aire acondicionado evitando la entrada de bacterias y ácaros. Existen dos tipos de filtro de aire: el filtro de polen y el filtro de habitáculo de carbón activo.

Filtro del habitáculo

Filtro del habitáculo

Si el filtro del habitáculo está sucio, notaremos que el caudal de aire que sale por las rejillas de aireación disminuye e incluso malos olores. Es recomendable sustituirlo cada año o cada 15.000 kilómetros.

© Copyright 2018 Diseñado por Starenlared