Precauciones a la hora de conducir con lluvia

conducir-con-lluvia
0 Rodadas Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Rodadas ×

Notamos los días de lluvia porque los coches suelen ir más lentos y se forman muchas embotellamientos, sobre todo en las zonas urbanas.

Ya deberíamos estar acostumbrados a las precipitaciones, sin embargo a la hora de conducir se nota bastante que no estamos muy habituados a llevar el coche en estas circunstancias.

Si no llueve constantemente, las gotas iniciales son las más peligrosas, ya que quitan adherencia: al caer con la polvareda y la suciedad, se crea una capa muy resbaladiza sobre el pavimento. Sin embargo, si las precipitaciones son constantes, esto no ocurrirá porque el suelo se limpiará inmediatamente. Vamos a ver a qué debemos prestar más atención cuándo conducimos con un día de lluvia:

Disminuye la visibilidad

Durante las estaciones de frío, el sol se oculta antes y también suele haber menos luz a lo largo del día. De hecho, con la lluvia suele haber más oscuridad todavía.

Por otro lado, al empezar a conducir, la luna se puede ensuciar por las gotas de la lluvia, la suciedad, el polvo y hacer que no veamos bien.

Y, para terminar, esta época es muy propicia para que los cristales tengan continuamente vaho.

¿Qué debemos hacer?

  • En primer lugar, debemos eliminar la suciedad de cualquier parte del vehículo por el que vayamos a mirar y que nos sirvan para ser vistos: lunas, espejos, luces…
  • Debemos cerciorarnos del buen funcionamiento de los limpiaparabrisas y de sus escobillas.
  • Te aconsejamos poner en funcionamiento las luces de cruce para que te vean mejor. En el caso que las precipitaciones sean muy fuertes, te recomendamos encender las luces antinieblas de la parte de atrás.
  • Sepárate más del vehículo que te precede para impedir que te salpique.
  • Para eliminar el vaho, pon en marcha la calefacción o el A/A y ponlos en dirección a los cristales.

Neumáticos: Disiminuye la adherencia

Al llover, los neumáticos se fijan menos al pavimento, por lo que la frenada es más larga (sobre todo cuando caen las primeras gotas).
En el caso que caigan precipitaciones muy fuertes, se pueden formar charcos profundos en la carretera y el vehículo corre el riesgo de hacer aquaplaning.

¿Qué debemos hacer?

  • Te aconsemajos separarte más del coche de delante e ir más lento, sobre todo cuando vayas por una curva.
  • Una vez que empieces a circular, cerciórate que frenas correctamente. En el caso que no funcionaran bien porque se hayan humedecido, debes darle al freno varias veces seguidas, sin ser brusco, para quitarles el agua.
  • En el caso de aquaplaning, coge el volante con seguridad y no hagas maniobras bruscas, no le des al pedal del freno y quita poco a poco el pie del acelerador.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *