¿Qué hacer si se te pincha una rueda?

neumatico pinchado
0 Rodadas Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Rodadas ×

La teoría la sabemos muy bien, pero ¿y la práctica? ¿Sabes cambiar una rueda? Y más aún, ¿sabes localizar un pinchazo sin que se te haya reventado el neumático? El problema de esto último es que el coche se te descontrole y no todas las personas que llevan un vehículo saben cómo responder ante esta circunstancia.

En primer lugar, no olvides que los neumáticos más tendentes a sufrir un pinchazo son los que no están en buen estado, así que, por favor, debes estar pendiente de ellos y cambiar los neumáticos si fuera necesario.

Localizar el pinchazo

Si tu rueda sufre un pinchazo, puedes enfrentarte a 2 coyunturas. La primera, se te pincha la rueda y se te va desinflando paulatinamente. La segunda, y más peligrosa, se te revienta el neumático. Actualmente, muchos coches llevan un sistema de control de presión, que nos avisa si el neumático empieza a perder aire. No obstante, muchos de ellos, por no decir casi todos, aún no cuentan con este sistema, por lo que no nos percatamos hasta que vemos que el neumático está tan dañado que se nos descontrola el vehículo.

¿Cómo saber si nuestra rueda ha sufrido un pinchazo? A la hora de conducir puedes percatarte que la dirección se pone más dura y comienza a irse para los lados. Asimismo, notarás que el coche hace más ruido. Sin embargo, si vas muy rápido, es más complicado de descubrir.

No te pongas nervioso

Si notas que tus neumáticos han sufrido un pinchazo o si el coche se descontrola, coge el volante con seguridad, no te pongas nervioso y disminuye la marcha poco a poco, sin dar ningún frenazo. Para que los demás se den cuenta de que tienes un problema, no olvides accionar los cuatro intermitentes. Si en el lugar en el que te encuentras, no puedes parar, es mejor que circules un poco con la rueda desinflada hasta que puedas pararte con seguridad, a echarte a un lado de cualquier manera y poner en peligro a los demás.

Al conseguir pararte, debes colocarte tu chaleco reflectante y poner los triángulos. A continuación, ya solo te quedan dos opciones: o bien poner tu mismo la rueda de repuesto, o bien llamar a una grúa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *